Operación Malabripa (Cepa 21), “tinto y en depósito”

I. P. L

Es y seguirá siendo inocente mientras no se demuestre lo contrario. Lo que ha cambiado es que una mujer “de unos 38 años” ha pasado unas horas detenida, que su domicilio en Villaescusa de Roa (Burgos) ha sido registrado y que tras comparecer ante el juez ha sido puesta, al parecer, en libertad con cargos. Son detalles que poco a poco va desgranando la prensa sobre una historia extraña, absurda y a la vez triste. 

Entre esos fragmentos que van completando el relato se incluyen las declaraciones del propietario de la bodega. La puerta no estaba forzada y la persona que entró en la sala de depósitos conocía la clave para desactivar los sistemas de seguridad. Además sus movimientos -grabados por un cámara- señalan probablemente a una mujer que se mueve con soltura y sabe lo que está haciendo. Solo falta añadir que una trabajadora había sido despedida 48 horas antes y que fue avisada con quince días de antelación.

La investigación, aunque siempre las fuerzas de seguridad necesiten tiempo para conseguir  las pruebas, se ha resuelto relativamente pronto. Quizá porque el caso (bautizado por la Guardia Civil como Operación Malabripa) dejaba pocas dudas sobre quién era la principal sospechosa. Una historia a la que se puede aplicar lo de “tinto y en depósito” que ya ha dejado muchos damnificados -y posiblemente deje alguno más- y ni un solo beneficiado. Foto: captura de pantalla video Guardia Civil