El Parlamento Europeo podría considerar al vino como potencialmente cancerígeno

La OIV (Organización Internacional de la Viña y el Vino) se ha reunido en Ginebra (Suiza) con la OMS (Organización Mundial de la Salud)  para debatir el papel del vino en las políticas sobre el alcohol y diferenciarlo de otras bebidas industriales o productos como el tabaco.

El comunicado emitido se limita a una declaración de intenciones sin que aparezcan referencias a posibles acuerdos alcanzados. La OIV defiende la legitimidad del vino como parte de un estilo de vida saludable y señala que “la cooperación entre ambas organizaciones debe ser crucial y debemos fomentar un espacio de participación totalmente transparente”. 

La nota recuerda que el informe aprobado por el Comité Especial para la Lucha contra el Cáncer considera que no existe un nivel seguro de consumo de alcohol. El Parlamento Europeo someterá a votación 14 de febrero la ratificación de ese estudio que podría recomendar incluir en las botellas de vino “etiquetas con advertencia sanitarias”. Por tanto, concluyen, “el vino podría ser considerado potencialmente cancerígeno junto con otras bebidas alcohólicas y como vemos hoy con el tabaco”.