Los esquejes que viajaron al espacio con botellas de Petrus permitirán luchar contra el cambio climático

Mayor resistencia al mildiu velloso y a la filoxera, cambios en el contenido de polifenoles y en las comunidades bacterianas y fúngicas asociadas a las plantas y tasas de crecimiento disminuidas o aumentadas. Esas son algunas de las características reveladas por los primeros análisis de los 320 esquejes de merlot que pasaron más de un año en la Estación Espacial Internacional en compañía de doce botellas de Petrus 2000. 

Misión Wise (misión sabia), como se llama el proyecto, es parte de una investigación científica promovida por la empresa Space Cargo Unlimited. Los resultados han superado las expectativas de sus fundadores que aseguran ser capaces de reinventar el futuro de la agricultura en la Tierra. “Estamos encantados con la posibilidad que nos brinda el espacio de desarrollar nuevas variedades de vino orgánico que sean más resistentes al cambio climático”. 

Estos ejecutivos consideran la experiencia una “evolución autoguiada” en ausencia de gravedad. Las plantas se desarrollan ahora en dos invernaderos franceses y producirán la primera cosecha de “uvas espaciales” y poco después el primer vino, en otoño de 2023. Tres de las doce botellas de Petrus se compararon en una cata con otras que habían permanecido en la Tierra. Ocho serán analizadas y solo una ha sido vendida. La sacó a subasta la casa Christie’s por un millón de dólares (950.000 euros). 
Más información: https://space-cu.com
Foto: Christie’s