Los vinos europeos ganan cuota frente a los del Nuevo Mundo

En 2023 los once primeros países exportadores cayeron en volumen con mejor evolución, en general, de los proveedores europeos que los del Nuevo Mundo. Italia y España se distancian de Francia como principales vendedores aunque el liderato en valor de Francia -que vende mucho más caro que el resto- es indiscutible. Sólo Alemania facturó más que en 2022. Fuerte descenso de los proveedores americanos y de Sudáfrica, según el Observatorio Español de Mercados del Vino.

El encarecimiento de energías, combustibles y de la vida en general, la crisis del transporte y los suministros, inflación, tensiones geopolíticas, guerras y aranceles al comercio de vino son factores que pueden explicar esta caída en un difícil 2023. En ese año se estableció una nueva marca para el valor generado por el vino espumoso y el bag-in-box que no compensó la fuerte caída sufrida por envasados y graneles. En volumen, todos los vinos registraron pérdidas y sólo el granel bajó de precio. En lo que va de siglo el vino espumoso ha sido la categoría que más ha crecido en términos relativos.
Foto: Danielle Suijkerbuijk (Unsplash)