Jerez abraza a Europa, apuesta por la modernidad y entra en el siglo XXI

La decisión, calificada ya muchas veces como histórica desde que se alcanzó el acuerdo, ha llegado al pleno del consejo regulador. Por diecinueve votos a favor y uno en contra, informa el Diario de Jerez, la denominación de origen estrena normas. La división entre zona de crianza, aquellos que pueden dedicarse al viñedo y al vino, y zona de producción, los que solo pueden cultivar uva y vender vino a la zona de crianza para que se convierta en jerez, desaparece.

Dicho de otra forma, Trebujena, Chipiona, Rota, Puerto Real, Chiclana de la Frontera y Lebrija tendrán la misma consideración que Jerez de la Frontera, El Puerto de Santa María y Sanlúcar de Barrameda. Europa impone la lógica y la DO Jerez entra en siglo XXI. Ya de paso, aprovecha la ocasión para abrazar la modernidad que, como casi siempre, se inspira en el pasado. Autoriza variedades tradicionales como mantúo castellano, mantúo de pilas, vejeriego, perruno, cañocazo y beba y admite los vinos sin encabezar (sin alcohol añadido).

La reunión sirvió además para crear las categorías de manzanilla pasada y fino antiguo, con al menos siete años de crianza, y para desterrar, tras una moratoria, el bag in box. Los acuerdos dejan también alguna víctima colateral como en todo conflicto. Sanlúcar de Barrameda no podrá, una vez cumplida otra moratoria, seguir etiquetando vinos de crianza biológica como fino. Solo podrá hacerlo como manzanilla.
Revista del Vino

Más información: https://www.diariodejerez.es
Foto: DO Jerez