El vino, un alimento más de la dieta mediterránea

“Si, no nos hemos equivocado, el vino es un alimento más de la dieta mediterránea”, señala La Ciencia del Vino y la Salud, una iniciativa de la Fundación para la Investigación del Vino y la Nutrición. Así lo dice la Ley de la Viña y el Vino y forma parte además, explican, de la tríada mediterránea junto con el aceite de oliva y el trigo. Su conclusión, que no se puede entender nuestra civilización sin comprender el papel del vino que es esencia de nuestra cultura y de nuestra historia.

Hoy, 28 de mayo se celebra en España el Día Nacional de la Nutrición bajo el lema “Dieta mediterránea en tiempos de pandemia, ahora más que nunca”. Un día perfecto para recordar que está en nuestro ADN llevar una dieta saludable y que el consumo moderado de vino también puede ser parte de ella.

Existen evidencias científicas que asocian efectos saludables al consumo moderado de vino. Según el estudio publicado en la revista British Medical Journal, es el responsable del 25 % de los efectos saludables de la dieta mediterránea debido a su contenido en resveratrol, componente asociado a una mayor longevidad. Pero, además, hay numerosos efectos protectores quizás no tan conocidos, que están vinculados a un consumo moderado como favorecer la prevención de enfermedades cardiovasculares o contribuir a la prevención de la diabetes y la obesidad. 

También reduce el riesgo de deterioro cognitivo, la probabilidad de tener problemas visuales asociados a la edad o al envejecimiento y aumenta las bacterias beneficiosas para una mejor salud intestinal. Además, el vino tiene vitaminas como la B6 y la B2 y micronutrientes como el hierro, el cobre, el zinc, el magnesio y necesarias en una dieta equilibrada.

Tal y como señaló la UNESCO cuando declaró la dieta mediterránea Patrimonio de la Humanidad “no solo comprende la alimentación; es un elemento cultural que propicia la interacción social”. Por este motivo, celebremos el Día Nacional de la Nutrición, celebremos nuestra historia y apostemos por el consumo moderado de vino como forma de preservar nuestra cultura.

Más información: https://lacienciadelvino.com
Foto: Giacomo Alonzi (Unsplash)

 (*) La Ciencia del Vino es una iniciativa que surge de la Fundación para la Investigación del Vino y la Nutrición siguiendo un claro compromiso con la transparencia y veracidad de la información sobre el consumo de vino moderado y sus posibles efectos sobre la salud. Fundada en 1992, la fundación cumple una función valiosa de supervisión y validación de las informaciones en torno al vino y la salud con argumentos basados en el rigor científico.