Sirven por error una botella de Mouton Rothschild 

Ha vuelto a pasar pero esta vez en Nueva York. La escena se desarrolló en  Balthazar, un restaurante con esos aires franceses tan al gusto del público estadounidense. Está situado en Manhattan, el distrito financiero de la gran manzana. Los protagonistas fueron los ocupantes de dos mesas: en una una joven pareja, en la otra cuatro empresarios. Los primeros pidieron el tinto más barato de la carta, un pinot noir que costaba 15 euros. Y casi al mismo tiempo los hombres de Wall Street hicieron justo lo contrario. Su elección, el vino más caro de la casa, un premier cru de Burdeos: Château Mouton Rothschild 1989. Su precio rondaba los 1.700 euros. 

Los empleados del local vertieron el contenido de esas dos botellas en decantadores idénticos y los enviaron… al lugar equivocado. Poco después los dos jóvenes fingieron en broma estar bebiendo un vino caro. El anfitrión de la cena de negocios, que se declaró entendido en vinos, elogió la pureza del que estaban tomando. Todos ellos permanecían ajenos a lo que estaba pasando. El gerente tardó cinco minutos en darse cuenta de lo ocurrido y el propietario corrió al restaurante dispuesto a aclarar lo sucedido a pesar de que ambas mesas disfrutaban de la velada con los vinos que les habían servido.

 El empresario cambió entonces de opinión y dijo que ya se había dado cuenta de que el suyo no era un Mouton. El dueño consideró impensable retirar el decantador que tenía  la pareja y los jóvenes se mostraron entusiasmados con el error del restaurante. Para ellos fue, aseguraron, como si el banco hubiera cometido una equivocación a su favor. Y así todos abandonaron felices el restaurante menos su propietario que esa noche perdió cerca de dos mil euros.
Foto: Balthazar Restaurant

No hay comentarios todavía

Deje una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.