Torres inicia la recuperación de variedades gallegas

Ver Galería
1 Fotos
Torres inicia la recuperación de variedades gallegas
Pazo das Bruxas, Familia Torres, Rias Baixas, Galicia, Spain

Pazo das Bruxas, Familia Torres, Rias Baixas, Galicia, Spain

Familia Torres está impulsando en Galicia la recuperación de variedades de uva ancestrales que sean resistentes a las altas temperaturas y a la sequía además de tener interés enológico. Un proyecto similar al que comenzó en Catalunya hace más de 30 años y que ha permitido recuperar 50 vidueños e identificar seis con estos requisitos.

“Hemos publicado anuncios en la prensa local para hacer un llamamiento a los viticultores”, comenta Víctor Cortizo, enólogo de Pazo Torre Penelas, el nuevo proyecto vitivinícola del grupo en Rías Baixas. «Tenemos interés en rescatar aquellas variedades que han caído prácticamente en el olvido para contribuir a potenciar el patrimonio vitícola gallego. Estamos interesados en las que tienen no solo un gran potencial enológico, sino también la capacidad de convertirse en una solución para afrontar el cambio climático”.

El pazo cuenta con un viñedo amurallado de seis hectáreas de albariño de entre 12 y 35 años plantado sobre suelos graníticos. Para realzar su singularidad, Cortizo ha elaborado un vino experimental de la añada 2018 en huevos de granito. Los depósitos de este material potencian los aromas y la mineralidad gracias a la porosidad de la piedra que permite una microoxigenación constante. La forma ovoide favorece el movimiento en su interior manteniendo las lías en suspensión  y dotando al vino de mayor untuosidad y volumen en boca.

El enólogo del Pazo Torre Penelas apunta que en 2019 “el ciclo vegetativo lleva mucho adelanto, en torno a 25 días, con respecto a un año normal, por lo que prevemos una vendimia temprana y ligeramente más escasa que la de 2018”. Este avance del ciclo vegetativo se atribuye a los efectos del cambio climático, que está afectando de manera directa y significativa a la viticultura gallega. “No hace ni diez años -explica- era impensable que un albariño en Galicia superara los 12,5 grados de alcohol. En las bodegas se reciben ahora partidas de uvas de más de 14 grados. Además, en los últimos cinco años, la pluviometría ha bajado un 30%”.

No hay comentarios todavía

Deje una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.