Viñas del Vero: 25 años de Gran Vos

Ver Galería
2 Fotos
Viñas del Vero: 25 años de Gran Vos
Foto_1

Viñas del Vero: 25 años de Gran Vos
Vinas_de_Vero_Gran_Vos

En ocasiones atlántico y, como si tuviera un pie a cada lado de los Pirineos, en otras muchas, mediterráneo. Así es (y era) el Somontano cuando se descorchaba hace un cuarto de siglo la primera botella de Gran Vos. El intento, conseguido, de hacer un vino de alto nivel -con las variedades internacionales que abrazaba aquella tierra-, y al mismo tiempo la enseña de una de las bodegas precursoras de esa denominación de origen, Viñas del Vero. Decidida apuesta a la que pronto se uniría Clarión, blanco de chardonnay fermentado en barrica con el añadido de pequeños porcentajes de otras variedades.

Un recorrido por algunas de las mejores cosechas de esos dos vinos permite comprobar su evolución, obtener una visión de conjunto y concluir que andan sobrados de categoría, caminan con clase y nacieron con longevidad. Para la ocasión, dos añadas de Clarión, 2014 y 2011, que presumen de frescor, complejidad, maderas bien integradas y enorme disposición ante las más sofisticadas creaciones gastronómicas.

Gran Vos, en sus versiones de 2001, 2006, 2011 y 2012, dejó claro que es un vino intenso, potente y estructurado como cabe esperar de la presencia, variable pero mayoritaria, de cabernet sauvignon. Y también que agradece calma y reposo a los que se enfrenta con una clara tendencia a la reducción. Por eso en las primeras impresiones suelen aparecer recuerdos animales que van dando paso, tras la suficiente aireación, a refinadas notas a frutas, cuero, tabaco, excepcionalmente chocolate o trufa y casi siempre maderas nobles.

La experiencia destapa la enorme calidad de una de las más veteranas cosechas, el 2001, y la insultante juventud del último en llegar al mercado, el 2012. Hondo, profundo y como si su evolución se hubiera detenido en el tiempo, el 2011 y de un perfil claramente atlántico, en ese constante salto entre climas, vientos, lluvias e influencias, el 2006. Brío, tensión y acidez que equilibran la fuerza y el carácter de un cabernet que se siente cómodo en la zona y que es capaz de ofrecer versiones muy diferentes. La sucesión de todos esos estilos ayuda a conocer mejor variedad y bodega. Y además a imaginar las sensaciones que experimentaron quienes, brindando con Gran Vos, inauguraron, en 1993, Viñas del Vero.

No hay comentarios todavía

Deje una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.