Acediano 2015, un trabajo a seguir

El enólogo es el viticultor y el viticultor es el enólogo. No se trata de una de esas frases geniales de un político sino de una forma de trabajar y de entender el vino. Se llaman Rafa García y Raúl Tamayo, son absolutamente desconocidos y parecen destinados a protagonizar una pequeña revolución en la Ribera del Duero.

Se conocieron estudiando enología en Valladolid, trabajan para bodegas del Duero (en un caso) y del Arlanza (en otro) y además se dejan la vida por sacar adelante un pequeño gran proyecto. El nombre para no olvidar es Errevinos y su producción, apenas seis mil botellas.

Su mejor vino se llama Acediano, tinto que toma el nombre de un majuelo de más de setenta años. En aquella época la Ribera del Duero aún no soñaba con el éxito ni sabía que sería invadida por todo tipo de tempranillos generalmente más productivos.

La primera clave de sus llamativas elaboraciones es que parten de un antiguo clon de tinto fino. “La verdadera tinto fino” como suelen decir en la Ribera del Duero no es otra cosa que la adaptación a tan frío clima de la tempranillo. Las suyas son plantas con escasa vegetación, racimos pequeños y pocas uvas muy aireadas.  Algo que ofrece una doble ventaja: no se estropean y alcanzan una calidad excepcional.

Un viñedo cuidado sin productos de síntesis, vendimia manual, producción inferior a los dos mil kilos por ha, vinificación en depósitos abiertos, encubado por gravedad, levaduras naturales, bazuqueos manuales y maloláctica también natural en barricas de quinientos litros son algunas de las prácticas que los definen. También el respeto al tiempo que pide el vino para su crianza en madera (de todos los tamaños) y su reposo en botella.

Solo faltaba disfrutar de una añada como el 2015 para hablar de  grandeza. Y además con una frescura nada común en la Ribera y sin perder concentración. Cuenta con un toque de fruta roja y negra (mora, cereza picota), apuntes minerales y un fondo de almendra tostada. Destaca la excelente -por moderada- influencia de la barrica que permite apreciar un vino frutoso, graso, muy fluido, fresco, largo y con excelente acidez. Un trabajo a seguir.  

Bodega: Naluar&Acediano
Web: no tiene
DO: Ribera del Duero
Variedad: tinto fino
Alcohol: 14,5 %
PVP: 28 euros

                                                                                              Luis Oliván

No hay comentarios todavía

Deje una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.