Belondrade 2017, una vendimia precoz

Es la apuesta que solo unos pocos vieron y que hoy, un cuarto de siglo después, todos reconocen. Nació en Rueda, con verdejo, fermentado en barrica y fruto de la pasión bordelesa de un francés. Así comenzaba Didier Belondrade su andadura en La Seca (Valladolid) para convencer al mundo de que el mejor futuro de esa variedad pasaba por demostrar su talla elaborando un vino de guarda. Dicho de otra manera, un gran blanco con capacidad para crecer en botella como los de cualquiera de las zonas más prestigiosas de otros países

El paso de los años ha dotado al proyecto de instalaciones nuevas,  cepas más viejas y sobrada experiencia para conseguir un nivel de calidad estable. Con esa carta de presentación han  llegado a la añada que ahora sale al mercado, 2017. Un ciclo con temperaturas más altas y precipitaciones más bajas que tuvieron como consecuencia una vendimia precoz. Información que si se desconoce apenas se intuye en un vino que sigue siendo uno de los referentes más destacados, o el más destacado, de lo que se hace en la Denominación de Origen Rueda.

El 2017 de Belondrade y Lurton tiene en común con anteriores ediciones ese inconfundible carácter de la verdejo con sus iniciales tonos amargos que solo suavizan la crianza sobre lías y sobre todo la madera. La discreta huella de unas barricas francesas que permiten mantener los tonos frutales y algunos apuntes levemente florales junto con las notas, algo más marcadas en esta ocasión, a hinojo y a hierba. A partir de allí, establece el mérito para sus elaboradores de haber conseguido de nuevo un blanco suficientemente expresivo, fresco y cítrico, además de untuoso y estructurado, que gustará a sus numerosos seguidores. Y que también incrementará la maldición que le acompaña: cada día es más difícil de comprar.

Bodega: Belondade y Lurton
Web: www.belondrade.com/
DO: Rueda
Variedad:verdejo
Alcohol: 14 %
PVP: 32,90 euros