Afortunadamente largo

Es fresco, muy vivo, elegante, cítrico y mineral. Impresión que confirma un paladar serio, intenso y con volumen. Su final, mínimamente amargo y muy agradable, llega retocado por matices que sugieren algunas pinceladas de crianza posiblemente sobre lías.

Un vino al que sobra prestancia para destacar sobre muchos otros de los que llenan estantes de supermercados y tiendas con la sencillez como bandera. Cara Nord Blanc 2017, de la bodega del mismo nombre, todo persistencia y carácter, resulta afortunadamente largo, muy largo sin llegar a cansar. Algo que lo convierte en una invitación constante a seguir disfrutándolo.

El empeño por crear una elaboración diferente parte de viñas cultivadas en altura en la D. O. Conca de Barberà. De ese paisaje situado entre dos parques naturales toma su variedad emblemática, la tinta trepat, vinificada en blanco (sin que el mosto se mantenga en contacto con los hollejos). El resto, la tradicional macabeo y la más recientemente importada chardonnay. Tan sofisticada combinación, y se supone que cuidados de ese mismo nivel, permiten lograr un blanco ejemplar a precio (10,50 euros) interesante.

No hay comentarios todavía

Deje una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.