Entre dos orillas

Revela desde el primer instante que estamos ante algo diferente; que se trata de un vino tan original como sorprendente. Un blanco joven nacido en un mágico -al menos en cuanto a enología se refiere- rincón del Sur, Montilla-Moriles, y elaborado con pedro ximénez, la variedad que reina en esa tierra desde hace siglos.

Desvelar el misterio que encierra este Marqués de la Sierra 2017 pasa por intuir que en Alvear han navegado entre dos orillas y han sabido ensamblar lo mejor de cada una de ellas. Del pasado, la pasión por los suelos de albariza, los pagos más destacados y la suma de orientaciones. De las modas actuales, la crianza sobre lías.

Esta especie de tradición renovada, o si se prefiere de revisión contenida, se traduce en un paso de boca serio, seco y elegante. Una exhibición que comienza con aromas tenues a frutas y hierbas (hinojo y otras) y que mantiene hasta el final de su recorrido el equilibrio entre notas dulces y amargas acompañadas de suficiente acidez y algunos apuntes cítricos. Su precio (7,5 euros) lo convierte en un hallazgo para quienes busquen explorar caminos diferentes a los tantas veces recorridos.

No hay comentarios todavía

Deje una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.